• Directorio de empresas
Tecnologicos|Entrevist a Matmap

"El futuro es construir pensando ya en cómo se va a deconstruir"

24/01/2020 |  Indra Kishinchand

MatMap es una plataforma de compraventa de materiales cerámicos para la construcción especializada en dar salida a productos recuperados, en liquidación y sobrantes de obra. Con un sistema descentralizado y digital se encarga de detectar aquellos materiales potencialmente reutilizables, y enviarlos desde donde están hasta donde se necesitan.

El proyecto nació después de una experiencia que vivió en Holanda María Martínez, CEO y fundadora. "Soy arquitecta por la universidad de Alicante y ya incluso antes de acabar la carrera no me sentía cómoda con la manera de construir tradicional por su alto impacto ambiental", asegura la emprendedora.

Además de María, el equipo de MatMap lo forman Marc Alemany (CEO y fundador) y encargado de toda la parte de gestión financiera y recursos humanos, y Cristina Mira, responasable de marketing (campañas de ads, redes sociales, newletters, etc). Por último, Elena Gambín trabaja toda la parte de atención al cliente y ventas.

Ahora que ha asentado su proyecto en España, María observa que una de las principales diferencias con Holanda "es la concienciación". Para ella, "aplicar sistemas sostenibles y usar materiales que tengan una baja huella de carbono es importante en Holanda, sin embargo, en España, aunque hay clientes que sí lo piden, no es tan común".

Es esa una de las razones por las que la aceleradora EIT Climate-KIC ha apoyado a MatMap, para concienciar y expandir soluciones que apuesten por la sostenibilidad. EIT Climate-KIC es una comunidad de conocimiento e innovación impulsada por el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT) con un programa centrado en impulsar iniciativas que combatan el cambio climático. Actualmente opera en 24 países con 28 oficinas en toda Europa, incluyendo las principales capitales del continente, como Bruselas, Londres, París y Berlín. José Luis Muñoz lidera la sede española. 

¿Cuál es el impacto medioambiental del sector de la construcción?

El sector de la construcción es el que más residuos produce después del industrial y es responsable de un tercio de los residuos que se generan a nivel mundial. Es fundamental revisar todo el proceso que implica cualquier edificación, desde el diseño, la construcción hasta la desmantelación (ojalá la palabra derribo quede pronto desfasada). El futuro es construir pensando ya en cómo se va a deconstruir.

¿Qué medidas se toman de manera habitual para reducirlo? 

Hay varias medidas que sí se trabajan de manera intensiva como la eficiencia energética en los edificios. No obstante, se debe dar un impulso cambiar la gestión de los residuos que se producen en todas las fases por las que pasa una edificación, puesto que la actual no es para nada eficiente.

Aún queda mucho por hacer, y eso convierte al sector de la construcción en uno de los que tiene más oportunidades.

¿Es España un país que apueste por la arquitectura sostenible?

Me gustaría ser más optimisma con respecto a lo que se está haciendo en arquitectura sostenible. Lo cierto es que sí encontramos iniciativas, arquitectos, y constructoras que apuesta muy fuerta por la sostenibilidad, pero no es la sensación que nos llega día a día. Los esfuerzos actuales son insuficientes.

A pesar de todo, soy optimisma con el futuro; nos encontramos en un momento de cambio y estoy segura de que en los próximos años la sostenibilidad será parte fundamental del trabajo diario.

¿Qué diferencias encuentras, por ejemplo, con Holanda, país de donde exportaste la idea?

Hay varias diferencias muy importantes. Por un lado, los sistemas constructivos son totalmente distintos, en Holanda son mucho más industrializados, y el montaje en cualquier obra suele ser “en seco”, es decir con tornillería; lo que facilita el desmontaje.

En España, los sistemas tradicionales de ladrillo y cemento siguen teniendo mucho peso, pero poco a poco va cambiando.

Otra de las principales diferencias es la concienciación, aplicar sistemas sostenibles y usar materiales que tengan una baja huella de carbono es importante en Holanda, sin embargo, en España, aunque hay clientes que sí lo piden, no es tan común. 

¿Qué ventajas tiene para vosotros no tener almacén propio?

Lo primero es que somos muy flexibles, una vez establecemos relaciones con almacenes locales podemos empezar a trabajar cualquier zona de España con mucha rapidez.

Además, es un sistema económico, no tenemos hacernos cargo del mantenimiento ni de la gestión de un almacén, repercutiendo así menos costes sobre el servicio. Esto es una gran ventaja para nuestros clientes, que acceden a nuestros productos a muy buenos precios. 

¿Cómo gestionáis entonces los materiales?

Muy fácil, una vez llegamos a un acuerdo con un almacén, sus productos comienzan a aparecer en nuestra web. Nosotros gestionamos la parte de servicio al cliente, una vez la transacción está cerrada, se lo notificamos al almacén y le enviamos a la agencia logística para que recoja el material y lo lleve a su destino.

Comercializáis cerámica para la construcción y materiales en liquidación como policarbonato, corcho natural o madera para exterior, ¿qué otros materiales os gustarían incluir en vuestro catálogo?

Inicialmente nosotros trabajábamos piedra, hormigón, cerámica, madera o metal; pero decidimos restringir el catálogo a aquellos materiales con los que podíamos aportar mayor valor añadido. Estaremos encantados de volver a trabajar el resto de materiales, pero lo haremos cuando el servicio sea lo más automático y óptimo posible con los productos actuales.

¿Cómo convive el reciclaje de materiales con la creación de materiales sostenibles?

La sostenibilidad es un concepto muy amplio y se puede afrontar desde distintos ámbitos. La premisa de MatMap es dar salida a los materiales que ya existen, tanto si provienen de una desmantelación como si son un resto de fabricación o una liquidación de stock.

Utilizar un recurso que ya existe es siempre más eficiente que fabricar algo nuevo. El reciclaje o los materiales que provienen de procesos de economía circular son también de nuestro interés porque cumplen con lo que muchos de nuestros clientes buscan: una solución sostenible para la construcción que está realizando.

¿Cómo los detectáis? ¿Cómo fue vuestra penetración en el mercado?

Comenzamos queriendo probar que lo que estábamos planteando era posible, así que hicimos una web propia y comenzamos a visitar almacenes.

Al mismo tiempo que trabajábamos una reducida lista de materiales nos lanzamos a hablar con arquitectos y constructores, y fuimos equilibrando oferta y demanda.

La penetración en el mercado ha sido lenta porque es un sector muy tradicional y la confianza es fundamental. Después de probar varias estrategias, conseguimos mes a mes ganarnos la confianza de cada vez más clientes.

Tenéis como proveedores de material a almacenes de derribo, fabricantes de cerámicos, distribuidores y constructoras, ¿qué acuerdos tenéis con ellos?

Lo primero que hacemos es explicarle quiénes somos, el trabajo que hacemos y cómo les vamos a aportar valor. Una vez hemos decidido trabajar juntos, regulamos la manera en la que se va a hacer: quién gestionará el transporte, quién será la persona que se encargue de atendernos, cómo regulamos los precios, etc,. Y comenzamos lo antes posible a colaborar, haciendo camino y con mucha comunicación al principio. Una vez hemos cerrado las primeras transacciones, el protocolo de gestión queda fijado.

¿Y cómo fueron los inicios en vuestras relaciones con proveedores y clientes? ¿Era MatMap una propuesta atractiva, había deseos reales de implantarla?

En los inicios nos encontramos con situaciones contrapuestas. Por un lado, desconfianza por ser una plataforma digital, algo bastante nuevo en este sector; aunque con paciencia y tiempo pudimos salvarlo en muchos casos, esforzándonos por tener comunicación directa y ser muy accesible tanto a clientes como a proveedores.

Por otro lado, encontramos profesionales, tanto compradores, como vendedores, que acogieron nuestra iniciativa con los brazos abiertos y nos han ayudado muchísimo.

¿Son ellos conscientes de la importancia de y el impacto positivo de colaborar con vosotros?

La mayoría no lo son, y lo que más influye en su día a día es el servicio y el precio, por lo que eso es lo que más miran.

A día de hoy trabajáis a nivel local, ¿cómo esperáis evolucionar en este sentido? ¿En qué regiones os gustaría estar presente? ¿Cuáles son vuestros planes de expansión?

Actualmente tenemos capacidad para dar servicio a la zona centro de España, Cataluña, Comunidad Valenciana y Murcia.

Aunque en ocasiones servimos a más zonas de las que he mencionado, uestros planes son seguir consolidándonos en estas teniendo almacenes colaboradores lo más próximos posibles a nuestros clientes. Esperamos tener capacidad para dar servicio a todo el territorio Español a finales de año.

Habéis contado con el apoyo de aceleradoras como Climate-KIC, ¿son realmente eficiente este tipo de programas? ¿Por qué?

Cuando estás emprendiendo cualquier ayuda es bienvenida. Construir algo de cero implica tener en cuenta muchas variables. Climate KIC nos ha ayudado a diseñar de una manera precisa nuestras estrategias y a medir la efectividad de las mismas. Hemos tenida gran variedad de formaciones y unos mentores de lujo, ¡no se puede pedir más!

¿Cuál es vuestro aprendizaje personal y profesional después de haber pasado por Climate?

Para nosotros han sido los compañeros y los mentores; estar junto a un grupo de personas altamente formadas, que trabajan en modelos de negocio basados en premisas de sostenibilidad, ha sido un privilegio.

Nos llevamos todo lo que hemos podido aprender de ellos y la amistad para cualquier cosa en la que podamos ayudarnos en el futuro.

¿Es más difícil emprender con un proyecto comprometido con la sostenibilidad? ¿Por qué?

No sabría responderte. La dificultad de nuestro proyecto radica en que muchos de nuestros clientes y colaboradores no entienden el impacto positivo que producimos porque nunca se plantean medir sus acciones, por ejemplo, en la huella de carbono. Pero la dificultad también está en plantear una gestión digital de los materiales de construcción en un sector extremadamente tradicional. Son varios retos a los que nos enfrentamos, todos ellos importantes para poder llegar a donde queremos: aprovechar al máximo los materiales de construcción existentes.

¿Cuáles son vuestras recomendaciones para alguien que se encuentre en ese camino?

Que se rodee de gente que entienda lo que es emprender y que sepa mucho, y que participe en cualquier programa de incubación/ aceleración porque puede ser muy positivo. Además de Climate KIC, hemos pasado también por Órbita y Lanzadera, y consideramos que han sido fundamentales para el desarrollo de MatMap.

Emprender es un largo camino, y aunque nada te prepara para el viaje, sí que debes ser consciente de que tendrás que lidiar con la frustración, los imprevistos y las incidencias; otras muchas veces con grandes satisfacciones.

¿Cómo os beneficiará compartir con vuestros clientes las mediciones del impacto ambiental que evita MatMap?

Para cada uno de los perfiles con los que trabajamos el beneficio será distinto. En el caso del arquitecto, podrá justificar de una manera objetiva el haberse decidido por un material y no por otro.

En el caso de los particulares, será una información que les hará sentirse orgullosos con la decisión de compra que han tomado y esperamos que cuenten su historia y nos recomienden.

En el caso de los constructores, será un extra para todos aquellos que estén comprometidos de manera real con la sostenibilidad.

En 2019 triplicasteis vuestra facturación y tenéis previsto duplicarla en 2020, ¿cuál es la clave? ¿En qué medida creéis que os ha ayudado la conciencia ciudadana sobre el cambio climático?

Para nosotros la clave es trabajar muy duro y basar nuestro éxito en que sea el mejor material posible, al menor precio posible y servido de la manera más cómoda para nuestro cliente. La sostenibilidad es una consecuencia de nuestro modelo y buena gestión, pero no nos lo planteamos como el motor de compra porque la sociedad nos ha demostrado que aun no está lista en ese aspecto.

Creemos que la conciencia ciudadana está modificando esto gradualmente y sentimos cambios positivos en este aspecto.

¿En qué se convertirá MatMap de aquí a cinco o diez años?

Será la plataforma digital de materiales de construcción recuperados, en liquidación y ecológicos más fácil de manejar y que generará el mayor impacto positivo del mercado.

La digitalización progresiva nos llevará a una automatización del control del stock y a la gestión del pedido, para así poder dedicarnos al 100% a seguir entendiendo a nuestros clientes y proveedores; dejándonos hueco para experimentar y trabajar otros materiales que también puedan impactar de manera muy positiva en el sector.

MÁS INFORMACIÓN

Sígueles en Twitter

Conecta con ellos a través de LinkedIn

¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados.