• Directorio de empresas
Tecnologicos|Entrevista a los fundadores de ONE OAK

"Es importante que seamos conscientes de que todos somos agentes del cambio"

27/12/2019 |  Indra Kishinchand

ONE OAK es una marca de moda sostenible que busca crear conexiones emocionales a través de, precisamente, la moda y la sostenibilidad. De esta manera, por la venta de cada uno de sus productos (relojes, mochilas...) reforestan un árbol en uno de sus proyectos. Cada cliente elige dónde se plantará su árbol y con qué nombre. Tras la reforestación, que realizan con la ayuda de voluntarios, comparten la foto del árbol.

Guillermo y Carlos Íñiguez son hermanos y fundadores de esta marca, que nació de sus ganas de emprender y de hacerlo con impacto positivo. Guillermo asegurao que decidieron crear ONE OAK "para liderar el cambio sostenible de la moda, que es la segunda industria más contaminante del mundo. Para ello, hemos construido una propuesta emocional, digital y escalable". La startup diseña, fabrica y comercializa complementos sostenibles que se caracterizan por la presencia de madera y otros materiales reciclados en su fabricación.

Para los hermanos Íñiguez emprender "es una experiencia transformacional a todos los niveles. Veníamos de trabajar en grandes multinacionales y el cambio ha sido tremendo. Hemos podido modelar el concepto de empresa que queríamos desde el principio y gestionarla siguiendo nuestros valores y principios".

ONE OAK ha contado en el desarrollo de su proyecto con el apoyo de la aceleradora EIT Climate-KIC, una comunidad de conocimiento e innovación impulsada por el Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT)El programa está centrado en impulsar iniciativas que combatan el cambio climático y, actualmente, opera en 24 países con 28 oficinas en toda Europa, incluyendo las principales capitales del continente, como Bruselas, Londres, París y Berlín. José Luis Muñoz lidera la sede española. 

¿Existe conciencia social sobre el impacto de la denominada fast fashion?

Cada vez es mayor. De hecho, vemos que los grandes retailers, calificados por la ONU de emergencia medioambiental global, están atentos a nuestros movimientos y dan pequeños pasos hacia un modelo de negocio más sostenible. Por barreras de coste e incluso de credibilidad, sabemos que tardarán años en llegar a ser realmente sostenibles. Son años que, como habitantes de este planeta, no nos podemos permitir ya que la moda es responsable del 10% de las emisiones globales.

¿Cómo creéis que habéis contribuido vosotros en este sentido?

Desde ONE OAK no imponemos una forma de pensar, intentamos compartir información útil para que la gente tenga herramientas para ser crítica. Es importante que cada uno de nosotros seamos consciente de que todos somos agentes del cambio, para bien y para mal. Debemos entender el impacto ambiental de nuestras decisiones de consumo, es algo que debemos exigir y conocer. En ONE OAK intentamos darle la vuelta al paradigma de que consumir inevitablemente tiene un impacto negativo en el medio ambiente, ya con la reforestación de cada árbol compensamos con creces las emisiones de fabricación y transporte de cualquiera de nuestros productos.

¿Por qué decidisteis innovar en este sector? ¿Qué os animó a ello?

Decidimos crear ONE OAK por dos razones fundamentales: nuestras ganas de emprender y nuestra preocupación por el deterioro del medio ambiente. Allá por 2016, vimos que era una preocupación compartida, hasta el punto de haberse convertido ya en principal preocupación a nivel global de la población “millenial”, de la que formamos parte.

Además, hace poco leíamos que el 73% de los consumidores en España (de cualquier edad) ya toma decisiones de compra considerando valores éticos y sostenibles. Este último dato nos parece algo elevado, puede ser, pero sin duda marca una tendencia. Muchos consumidores hemos dicho basta y, ahora sí, somos más exigentes. Marcas como ONE OAK demostramos que las cosas se pueden hacer de otra manera, siendo rentables y responsables. 

En vuestro caso concreto, ¿cómo obtuvisteis los recursos iniciales?

Los recursos iniciales los pusimos nosotros mismos, con los ahorros de nuestros primeros años de trabajo y la ayuda de familiares muy cercanos. De hecho, durante un año entero, compatibilizamos nuestra aventura emprendedora con nuestros trabajos hasta ver a través de las métricas de negocio que tenía sentido plantear un business plan más ambicioso, donde ya sí fuera posible dar el salto a la dedicación “full time”.

¿En qué fase os encontráis ahora en este sentido?

En 2018 decidimos dar el salto y montar nuestra propia oficina y equipo, y desde entonces hemos continuado ampliándolo. En mayo de 2019, cerramos nuestra primera ronda de financiación con inversores externos a través de equity crowdfunding (donde conseguimos 270.000€ de nuevo capital) y esto nos ha permitido ampliar nuestros proyectos de reforestación en España, nuestro portfolio de productos, reforzar el equipo de marketing y comunicación y comenzar nuestro proceso de internacionalización. Actualmente estamos inmersos en la ejecución de este plan, en plena campaña de navidades-rebajas.

¿Qué tipo de usuarios acuden a Oneoak?

Los productos ONE OAK están destinados a un público diverso, que percibe el producto como un complemento de diseño original y de una marca con la que se siente identificado. Una oportunidad para tener un impacto positivo en el medio ambiente y una experiencia de compra diferente. Responsable y cercana.

Desde que nacimos, hemos tenido más de 15.000 clientes. Con una gran mayoría de ellos mantenemos contacto a través de nuestros canales digitales puesto que están realmente interesados en los proyectos colectivos de reforestación y en saber más sobre sus árboles.

La industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo, ¿cómo reducís vosotros la huella que genera la marca?

Fabricamos nuestros productos fundamentalmente con maderas certificadas FSC y otros materiales sostenibles como el plástico reciclado. Buscamos sobre todo que el impacto medioambiental positivo por tu compra: medimos el impacto ambiental de la fabricación y transporte de cada producto gracias a consultores medioambientales externos y, por cada producto, reforestamos un árbol que compensa 200 veces la huella de carbono de, por ejemplo, un reloj de madera.

Nuestra diferenciación está en la transparencia y en que nos manchamos las manos; somos sostenibles en el proceso de fabricación y lo respaldamos con datos. Además, diseñamos nuestros proyectos de reforestación con autoridades locales y voluntarios (que en muchos casos son los propios clientes). Cada cliente pone nombre a su árbol y recibe una foto del ejemplar. Esto hace de nuestro modelo de negocio algo diferencial y único, porque generara un vínculo íntimo marca-cliente y permite una comunicación directa, recurrente y emocional.

¿Por qué decidisteis el modelo de plantar un árbol por cada compra?

El objetivo es compensar con creces la huella de carbono de la fabricación y transporte de tu producto, y así luchar contra el cambio climático. Hemos reforestado ya más de 15.000 árboles, fundamentalmente en Galicia a raíz de los incendios de 2017, y en 2019 hemos ampliado nuestros proyectos para desarrollarlos simultáneamente en diferentes puntos de España.

¿Con quiénes contáis para la reforestación? ¿Cómo la acogen los clientes?

El motor de nuestras reforestaciones son sin duda nuestros clientes, porque gracias a ellos continuamos sumando más árboles a los proyectos. Además de ellos, nuestros proyectos no serían posibles sin el apoyo de muchas más personas. Las autoridades locales con las que establecemos convenios para desarrollar los proyectos, los miles de voluntarios que nos prestan su ayuda y los cientos de miles de seguidores que nos ayudan a difundir nuestros proyectos en redes sociales y llegar cada vez a más gente. A todos estos actores, en ONE OAK, los llamamos agentes del cambio.

¿De qué manera consideráis que tienen que implicarse gobiernos e instituciones en este tipo de proyectos?

Sería interesante poder recibir mayor apoyo financiero, especialmente al principio, y que se suavicen las condiciones para autónomos. Esto es transversal a cualquier proyecto que arranca, y que pretende crecer y generar empleo. Adicionalmente, y viniendo más a nuestro caso particular, vemos los planes actuales de recuperación y cuidado de nuestros bosques son insuficientes y que los organismos locales en muchas ocasiones no tienen ni los recursos ni las directrices necesarias.

Habéis contado con el apoyo de EIT Climate-KIC, ¿qué os ha aportado? ¿Por qué lo recomendaríais?

Formar parte de EIT Climate-KIC es en primer lugar un orgullo para nosotros, ya que es la principal organización público-privada de la Unión Europea para la aceleración de startups que luchamos contra el cambio climático. Además del apoyo financiero, nos han ayudado a conocer más ideas de emprendimiento sostenible y a conectar con startups y actores importantes de este sector.

¿Por qué consideráis importantes este tipo de iniciativas? ¿Existen apoyos suficientes a los proyectos sostenibles?

Es clave potenciar el emprendimiento de impacto desde las instituciones para lanzar un mensaje claro a los nuevos emprendedores. Como país, es una oportunidad para posicionarnos en la vanguardia de este tipo de proyectos ya que, en un futuro no muy lejano, cualquier empresa o proyecto que no sea sostenible simplemente dejará de existir.

Ahora es el momento de anticiparnos a muchos otros países y ser punta de lanza de lo que está por venir. Ni que decir tiene que debemos exigir a los proyectos sostenibles los mismos criterios de rentabilidad que a cualquier otro. No se trata de subvencionar, sino de potenciar las ideas que tienen sentido económico y social/ambiental.

¿En qué novedades estáis trabajando de cara a 2020? ¿Cuáles son vuestras aspiraciones y objetivos futuras?

Seguimos trabajando sobre la esencia de ONE OAK y el impacto positivo en cada compra. Estamos ultimando el diseño de nuevos productos que lanzaremos en 2020 y en nuevos proyectos sostenibles cada vez más innovadores y sorprendentes que conecten con nuestros clientes españoles y muy pronto con los que vendrán de fuera de España.  

Buscamos construir un proyecto sostenible y rentable a largo plazo para hacer de ONE OAK un referente en moda sostenible global, y una marca que nuestros clientes vistan con orgullo. Pretendemos ser un vehículo útil, un instrumento de cambio en la manera de consumir para inspirar a muchos ciudadanos y empresas, en muchos casos más grandes que nosotros, que aún no han asumido que la sostenibilidad no es una opción, sino una verdadera necesidad.

MÁS INFORMACIÓN

Sígueles en Twitter

Sígueles en Instagram

Si te ha interesado esta información, te recomendamos ...

Tags Relacionados
Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas
¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados.