• Directorio de empresas
Tecnologicos|Entrevista a Asier Uribeechebarria, CEO de Finanbest

"Creemos en los beneficios que las nuevas tecnologías producen en la democratización de los servicios financieros"

  • De momento están centrados en el mercado español, aunque valoran entran en Latam con algunos socios
  • Desde la startup entienden que España suele importar revoluciones tecnológicas que nacen en otros países más avanzados
16/01/2019 |  Indra Kishinchand

Finanbest es un robo advisor o gestor automatizado; es decir, un asesor financiero que proporciona asesoramiento financiero y gestión online de carteras mediante algoritmos y con una mínima intervención humana. Se trata de un servicio web que facilita la creación de una cartera de inversiones personalizada y adaptada al contexto de cada persona mediante un sencillo test.

Se basa en el modelo de inversión utilizado por los grandes patrimonios y la banca privada, desprovisto de sus ineficiencias, sin conflictos de intereses y accesible a todo tipo de inversores mediante la automatización de varias de sus etapas. De esta manera, la startup gestiona una cartera de forma óptima al menor coste.

Finanbest analiza las circunstancias personales y objetivos para determinar el perfil y, con esta información, define una política de inversión materializada en una cartera modelo (asset allocation) que optimiza el binomio rentabilidad/riesgo mediante el uso del modelo Black-Litterman, que es el utilizado por el líder mundial Betterment, apoyado por un Comité de Inversiones experto. Además, invierten en las varias clases de activos/mercados mediante fondos de inversión óptimos (rentabilidad, coste, seguridad) seleccionados entre más de 50.000 de las gestoras líderes del mercado internacional, via Allfunds. Por último, Finanbest vigila 24×7 la cartera y la reajusta cuando se desvíe de lo establecido para el perfil, o cuando el mercado lo recomiende.

El proyecto se puso inicialmente en marcha por Asier Uribeechebarria, actual CEO de la empresa. Tanto Frédéric Dupuy (CIO y Director de Inversiones) como Sergio se incorporaron en las fases iniciales de desarrollo de Finanbest, en el caso de Sergio desde una posición similar en Londres y de Frederic que venía de entidades financieras de Londres y Paris. "A todos nos unía el deseo de emprender, una amplia experiencia profesional y un gran deseo de trasformar el sector financiero", asegura Asier, que había sido miembro del comité de dirección de Banco Sabadell México, Director Territorial de Banco Guipuzcoano y Director de eBusiness en este mismo banco.

Finanbest se puso en marcha durante el año 2016 y para Asier, "pasar de una idea a una realidad ha sido complicado, pero tremendamente satisfactorio. Ver hoy cómo nuestros clientes se dan cuenta de los beneficios de este modelo y van aportando de forma periódica más capital a sus inversiones iniciales es la mejor demostración de que el modelo funciona". El germen de la idea se produjo cuando Asier trabajaba en el proyecto de lanzamiento de un gran banco en México; entonces vio los nuevos y más punteros modelos de entidades financieras en el mundo, entre ellas las Fintech. Al ver el modelo de los Robo Advisor entendió que era especialmente aplicable al mercado español, donde el inversor/ahorrador medio tiene una oferta muy pobre. Gracias a Finanbest se eliminan los conflictos de intereses y los altos costes de las entidades tradicionales poniendo a disposición de todos los españoles grandes mejoras en usabilidad y la más avanzada tecnología de inversión. Es la democratización de la Banca Privada.

¿Qué supone para vosotros estar regulados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España, y estar adscrita al Fondo de Garantía de Inversiones?

Es algo normal y muy positivo. Es una forma de garantizar la máxima seguridad a nuestros clientes: somos una empresa sólida, supervisada y auditada con la misma seriedad y exigencia que las demás entidades financieras europeas.

También trabajáis con BNP Paribas como banco custodio, ¿en qué consiste esta figura? ¿Por qué es importante para vosotros?

También tiene que ver con la seguridad de nuestros clientes. Abrimos una cuenta de valores en BNP Paribas a cada uno de nuestros clientes. Cada cliente tiene su patrimonio depositado en una cuenta a su nombre propio en el mayor banco de Europa. Además, a través de BNP Paribas, accedemos a la mayor plataforma de distribución de fondos del mundo (AllFunds Bank) y podemos invertir, a nombre de nuestros clientes, en la clase Institucional o "limpia" de los fondos que seleccionamos (versión más económica). Con esto podemos seleccionar, de forma totalmente independiente, los mejores fondos de inversión del mundo, entre más de 50.000 fondos de más de 1.000 gestoras internacionales.

¿Por qué no se había implantado el modelo de los gestores automatizados en España?

España suele importar las revoluciones tecnológicas que nacen en otros países más avanzados. La gestión automatizada ya es una realidad consolidada en EEUU y en otros países de Europa y era normal que esta revolución llegase algún día en España. Tardó pero ahora está. También es cierto que España es un país todavía muy bancarizado donde la gran mayoría de los productos de inversión y de ahorro se distribuye a través de las sucursales a pie de calle. Y también es cierto que la banca tradicional no tenía interés en que los gestores automatizados se implantasen, porque son una amenaza para una parte muy rentable de su negocio... La llegada de los roboadvisors es una buena noticia para todos: a corto plazo es una mejor alternativa para el ahorrador e inversor español, y a más largo plazo está forzando la banca tradicional a mejorar sus productos (menores comisiones, arquitectura más abierta, mejor atención y cuidado al cliente...).

¿Cómo lo adaptasteis a las especificidades del país?

Fuera de España, la mayoría de los RAs gestionan carteras de ETFs. En España, los ETFs sufren de una desventaja fiscal frente a los fondos de inversión, no son "traspasables". Por esto, en lugar de ETFs invertimos en fondos indexados, cuya gestión es idéntica a la de un ETF (gestión pasiva que replica a un índice) pero cuyo formato es ventajoso desde un punto de vista fiscal. También evidentemente las carteras de inversión deben adaptarse a los usos y costumbres inversoras de cada país, por ejemplo, los niveles de riesgo aceptados en los países anglosajones son muy superiores al de inversor medio español.

¿Cómo fue la acogida y cómo esperáis que evolucione?

Con el público más sofisticado y acostumbrado a invertir en fondos de inversión o en bolsa, es decir los "geeks de las finanzas" y los profesionales del sector, la acogida fue muy buena: ¡estaban esperando la llegada de este tipo de producto! Pensamos que la evolución será muy positiva, como lo ha sido en los demás países. Muchos ahorradores se están dando cuenta, poco a poco, que los productos de inversión de la banca tradicional son muy mejorables. Son caros y la banca no trabaja en arquitectura abierta sino que promueve sus propios productos. Además, esto debería acelerarse con la puesta en marcha de la regulación Mifid: cada vez más se hacen más transparentes los costes y comisiones totales incluidos en los diferentes productos de inversión. Cuando el ahorrador se dé cuenta que son una enorme rémora que lastra la rentabilidad de sus inversiones, saltará a la gestión automatizada e independiente.

¿Cuáles son, según vosotros, los problemas de las instituciones tradicionales?

Los productos de ahorro y de inversión de la banca tradicional sufren de tres problemas: fuertes conflictos de interés, asesoramiento deficiente, y altos costes y comisiones. En efecto, las instituciones tradicionales suelen favorecer la venta de sus propios productos, o los de algunas otras gestoras con quienes tienen acuerdos comerciales. Además, tienden a enfocar su esfuerzo en la pura venta de sus productos, y luego no hay una monitorización constante, sobre todo de los pequeños y medianos ahorradores, por lo que después de un tiempo, pueden estar desajustados al nuevo entorno de mercado. Finalmente, las instituciones tradicionales cobran comisiones muy altas a sus clientes, por un lado porque tienen costes muy altos y también porque se apalancan en la confianza y pasividad de sus clientes. Todo esto, obviamente, impacta muy negativamente las rentabilidades de sus productos. 

¿Cómo los soluciona Finanbest?

Hemos pensado y construido Finanbest con el objetivo de darles más rentabilidad a nuestros clientes y hemos arreglado las graves deficiencias de las instituciones tradicionales desde la raíz gracias a un modelo de distribución y on-boarding totalmente digital y una gestión de carteras cuantitativa y automatizada. Somos totalmente independientes, hacemos una gestión dinámica diversificada globalmente, y nuestras comisiones son radicalmente bajas (hasta un 80% menor que las de la banca). Con esto pensamos poder añadir, de media y a largo plazo, un +3% de rentabilidad adicional respecto a la media de los fondos tradicionales.  De hecho, ya podemos constatar la eficacia de nuestro modelo: a cierre de noviembre de 2018, la rentabilidad interanual media de nuestras seis carteras de fondos de inversión (de nov17 a nov18) superó la media de los fondos comparables por un +3.4%. 

¿Qué tipo de clientes acuden a vosotros?

En mayoría, son clientes que están muy descontentos y frustrando con los productos de inversión que tienen en su banco, sea por costes, por malas rentabilidades, por mal asesoramiento, por conflicto de interés, o por una suma de todo esto. El perfil medio es un hombre de 40 años, urbano y con estudios superiores. Tenemos un 90% de satisfacción de nuestros clientes contra un 24% de media de las entidades tradicionales.

Vuestra última ronda de financiación fue a través de Crowdcube, ¿por qué apostáis por este modelo? ¿Forma parte de vuestra filosofía?

Sin ninguna duda, obviamente creemos en los beneficios que las nuevas tecnologías producen en la democratización de los servicios financieros, como ha ocurrido en el resto de sectores. El Crowdfunding es un excelente exponente de este movimiento Fintech. Además de esta manera dimos respuesta a la demanda de muchos de nuestros clientes que creen y quieren participar, no solo como clientes, sino como actores directos en Finanbest.

¿Cómo ha sido precisamente vuestro proceso para conseguir recursos? ¿Cómo os mantenéis actualmente?

Desde nuestro lanzamiento, además de la apuesta decidida de los socios fundadores, hemos realizado dos rondas de financiación, además de la generación de recursos por el negocio.

Contáis con un equipo que ha estado en el sector financiero mucho tiempo, ¿qué habéis tenido que reaprender para desarrollar Finanbest? ¿Qué os provocaba cierto rechazo del sector?

Tenemos la suerte de tener un equipo con el conocimiento y la experiencia que responden perfectamente con nuestras necesidades para desarrollar Finanbest de manera sólida y óptima. Pero es cierto que algunas cosas son nuevas para nosotros, como por ejemplo organizar una ronda de financiación; para lo que nos hemos rodeado de excelentes asesores. También es nuevo el trabajo en equipo reducido y con impacto directo de cada una de nuestras acciones y decisiones. Nuestra ilusión se nutre de la de gran libertad y responsabilidad que tenemos cada uno en nuestro trabajo cotidiano, y de la pasión por nuestro producto. Es muy gratificante desarrollar un producto genuinamente bueno y que impacta positivamente a la sociedad.  

Ahora que estáis asentados en España, ¿cuáles son vuestros próximos pasos a nivel nacional e internacional?

El mercado español es suficientemente grande, así que estamos muy enfocados en el mercado doméstico donde todavía hay mucho que hacer. En todo caso, estamos evaluando las posibilidades de entrada en mercados Latam, de la mano de socios de primera categoría.

MÁS INFORMACIÓN

Sígueles en Facebook

Sígueles en Twiiter

Conecta con ellos a través de LinkedIn

¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados.