Anorexia, una epidemia también en las redes sociales
XSugerencias
Publicidad
XEnviar a un amigo
Redes Sociales. Debate

Anorexia, una epidemia también en las redes sociales

Anorexia, una epidemia también en las redes sociales.
Anorexia, una epidemia también en las redes sociales.

La bulimia y la anorexia están cobrando un preocupante protagonismo en las redes sociales.

0Yurena Corujo - 22-04-2012

En el momento en el que la red social de blogging, Tumblr, anunció que se dedicaría a ejercer un mayor control de sus contenidos, en especial sobre aquellos que incitaban o promovían actitudes alimenticias insanas, el debate se abrió. No hacía mucho que otra red social masiva, Twitter, hacía pública su nueva política de uso: censuraría contenidos atendiendo a la legislación vigente de cada país.

Dos decisiones muy parecidas pero a la vez muy divergentes que levantaron polvareda sobre todo porque hace apenas unos meses, Twitter se negó ante la consejería de Sanidad, que entonces capitaneaba Leire Pajín, a cerrar las cuentas de usuarios que hacían clara apología de la anorexia y la bulimia.

Un mes después de que Tumblr lanzara la noticia, lo cierto es que podemos encontrar varios blogs que defienden y promueven la anorexia y la bulimia sin ningún tipo de recato, con fotos, lenguaje explícito e historias reales de niñas afectadas por este problema.

Por otro lado, Twitter si que ha empezado a aplicar su particular censura, eliminando tuits etiquetados con #palantecomandante, #occupywallstreet o #EstamosconGrecia entre muchos otros hagstags. Una censura que podría solo obedecer a criterios ideológicos y que merma la libertad de expresión. Sin embargo, resulta paradójico que la incitación a la anorexia y a la bulimia esté más presente en esta red que en ninguna otra.

Y no se esconden. Las chicas (en su inmensa mayoría son chicas de 15 a 25 años siendo muy pocos los varones) que tuitean sobre su peso, sus deseos de perfección y sus dietas radicales no camuflan sus tuits con un lenguaje encriptado. Usan hashtags (etiquetas temáticas) como #carreradekilos o #anaymia y usan nicks tan evidentes como @Anadiccion, @SoyAnaPorTi, @sereunaprincesa. Estas denominaciones de ‘Ana’ para anorexia y ‘Mia’ para la bulimia no son nuevas, llevan siendo usadas en sus círculos desde la expansión del uso de internet, y el término ‘princesas’ en este contexto no es menos nuevo, por lo que sorprende que Twitter permita que su red se utilice para el fomento de la autodestrucción y los trastornos psicológicos de manera tan visible.

TWITTER ¿AYUDA?

Con esta permisividad no es de extrañar que los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) sean la enfermedad más frecuente entre adolescentes europeos. Pero no toda la culpa es de Twitter. Como afirmaron en septiembre del año pasado, al tratarse de contenidos no delictivos, la compañía no está obligada a cerrar dichas cuentas. Sin orden judicial no hay cierre y de nada sirve que Sanidad les haya hecho una petición de autocontrol.

¿Debería ser la apología a la anorexia y la bulimia delito? ¿Deberían actuar los jueces? Según Twitter, el derecho a la libertad de expresión de sus usuarios prevalece al riesgo que pueda tener este tipo de contenidos sobre la salud de los jóvenes, cosa que las asociaciones contra la anorexia y la bulimia rechazan para pedir urgentemente una regulación legislativa del tema.

Ante tanto debate y cruce de opiniones, el único dato más o menos empírico que se maneja es que, en los últimos cinco años, el aumento de este tipo de contenidos ha ascendido al 470% en todo internet. Si se permitiera un análisis más sociológico de la problemática de los TCA en las redes sociales, nos sorprenderíamos ante una cultura social muy particular a caballo entre tribu urbana y club social que tiene parte de su origen en el modelo social actual.

Según Robin Rica, psicólogo del centro especializado en trastornos de la conducta alimentaria Instituto Centta, "en una sociedad en la que, más que nunca, somos lo que tenemos, y tenemos lo que aparentamos, el culto a la belleza interior se ve subyugado por el culto a la apariencia". Pero los comentarios autodestructivos de éstas chicas no solo responden al patrón de la adolescencia, también sufren depresión, baja autoestima, ansiedad y otros trastornos mentales. Porque, ante todo, "los trastornos de la conducta alimentaria son una enfermedad mental", aunque "muchas personas cercanas piensen que sólo son llamadas de atención de la persona enferma o caprichos".

AMISTADES PELIGROSAS ON LINE

Estas ‘princesas’ en busca de lo que ellas consideran perfección han desarrollado una amplia red de relaciones, facilitando así su identificación como anoréxicas o bulímicas. Respondiendo a unos comportamientos gregarios, mantienen largas conversaciones públicas, dan consejos personales, crean redes de apoyos para las que se encuentran más débiles y, sobre todo, se muestran muy orgullosas de lo que son y lo que están consiguiendo. ’21 días sin pasta, pan y arroz. Hagámoslo posible, sí se puede’, proclama orgullosa @Ana_Triste.

Esto, según el doctor Francisco Ordóñez, director de Tratamientos Psicológicos en Instituto Centta, agrava el problema pues "al formarse grupos de enfermos que se unen para apoyarse y compartir experiencias, se provoca un efecto de deterioro grupal: nadie en el grupo está sano a nivel psicológico y emocional, por lo que no existe un referente correcto de afrontamiento del problema".

Si una niña con algún problema de autoestima se encuentra ante ésta atmósfera aparentemente cálida, se sentirá comprendida y puede terminar sumergida en un trastorno mental más grave al ser arrastrada por las demás. Nos lo confirma Silvia Cintrano, directora del Área de Psicología Social del Instituto Centta: "Aquellas personas que padecen un TCA comienzan a mostrar conductas con respecto a la comida y a su aspecto poco aceptadas socialmente por ser evidencia de este tipo de trastornos. Sus grupos de pertenencia (amigos, familiares) presionan para que estas conductas desaparezcan, por lo que los afectados dejan de sentirse comprendidos".

Es complicado entender cual es la diferencia entre la apología de los TCA y la apología de otra enfermedad más estigmatizada como podría ser el sida o la hepatitis. A ninguna empresa o institución se le ocurriría permitir en su seno comentarios que animen a practicar sexo irresponsable e inseguro o a conductas poco higiénicas que pudieran fomentar el contagio de alguna enfermedad infecciosa de manera consciente.

Con el tema de la alimentación los límites no están tan claros. Como nos advierte el doctor Francisco Ordóñez: "está el criterio de normalidad, o de sentido común. Es difícil para una persona sin este problema, entender la fuerza con la que otra persona se aferra a un comportamiento destructivo de este tipo, llegando a valorar los objetivos de imagen física ideal por encima de su propia salud o de su vida".

Si te ha interesado esta información, te recomendamos ...
Tags Relacionados

Anorexia; Bulimia; Twitter; Censura; Enfermedad; Redes Sociales; Tumblr; Debate; Salud;

Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas

Este artículo aún no ha sido comentado por nadie.

Anímate, sé el primero en comentar esta noticia.

Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas.

No esta permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios

   
AHORA EN PORTADA
Tecnología
google-proyecto-ara-ahora.jpg
Los distintos módulos perimitrán al usuario personalizar su terminal.
Tecnología
Pacman_ahp.jpg
El icono de cultura pop Pac-Man llega con un nuevo diseño para los más exigentes.
Tecnología
facebook-compra-whatsapp-ahora.jpg
Utilizará el dinero electrónico para realizar pagos por ahora solo en Europa.
   
VOTA

¿Crees que el fracaso de la ley de antipiratería ACTA resucitará portales como Megaupload?

Barra cuestión
"#Twitter"
Síguenos a tavés de RSS


2009. CHARAXES JASIUS S.L. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS