• Directorio de empresas
Sociales|Crowdfunding
Namlebee intentará convertir un molino pirenaico en un espacio cultural
  • El proyecto incluye la regeneración del ecosistema circundante al edificio, recuperando la balsa de alimentación del molino.
06/05/2015 |  

Se ha puesto en marcha una campaña de captación de fondos a través de la plataforma Namlebee para convertir un histórico molino pirenaico en un espacio cultural que revitalice la zona. El Molino Centenera, situado en el  Valle de Fantova, cerca de Graus (Huesca) formaba parte del complejo sistema económico y de subsistencia de los pueblos de alrededor desde hace muchas décadas.

El singular molino, situado en un paraje natural de gran belleza, fue de los enclaves más importantes de la comarca, ya que a él acudía la población del entorno para utilizarlo en diferentes actividades relacionadas con la producción agrícola. Fue molino de cereal, de aceituna (almazara), horno de pan y hasta central hidroeléctrica, desde la que se generaba la luz que iluminaba los pueblos de alrededor.  Desde entonces, aunque el edificio principal se ha mantenido, el tiempo ha hecho estragos en la antigua almazara, que se encuentra prácticamente destruida, si bien no por ello ha perdido su especial encanto.

Javier Selva, fotógrafo, sociólogo, infatigable viajero, y recientemente agricultor, se ha propuesto reconvertir este viejo molino en la sede de un programa de actividades culturales de proyección estatal, entre las que se encuentran talleres como la Primavera Fotográfica o el Festival de Poesía de la Montaña de Fantova

Su objetivo, y el de Namlebee, es recaudar lo suficiente para la rehabilitación del Molino Centenera y poder incluirlo dentro de los circuitos culturales que se desarrollan en el mundo rural y que utilizan los escenarios naturales para potenciar la actividad económica, además de atraer a visitantes hasta este perdido rincón del Pirineo aragonés, desconocido pero cargado de historia y biodiversidad.

El proyecto incluye la regeneración del ecosistema circundante al edificio, recuperando la balsa de alimentación del molino para que pueda volver a tener su uso original y albergar fauna autóctona. En resumen, se trata poner en valor el antiguo edificio del Molino Centenera, que ahora corre peligro de desaparecer, y crear un espacio donde los valores naturales, ecológicos y del mundo rural y cultural puedan florecer de nuevo.

No es una intervención aislada. Se enmarca dentro un proyecto más amplio que es ya una realidad en La Puebla de Fantova. Hace algo más de un año, Javier Selva puso en marcha la recuperación de cultivos hortícolas de montaña bajo la marca “… que te quiero verde”. Con este fin, construyó  un huerto ecológico que produjo unos 6.000 kilos de tomate rosa de montaña. La plantación, que cuenta con varios invernaderos, proporciona trabajo en la zona y pone en producción parcelas que se encontraban prácticamente abandonadas.  Todo ello lo consiguió gracias a la complicidad, ayuda y respaldo de los habitantes de La Puebla de Fantova que colaboraron y colaboran activamente en este proyecto, así como a los apostaron por participar en otra campaña de crowdfunding.

En ambos casos, el dinero inicial ha servido y servirá para llevar adelante una idea que persigue luchar contra el progresivo abandono de los pueblos y sus tradiciones. 

Si te ha interesado esta información, te recomendamos ...

Tags Relacionados
Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas
¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados.