• Directorio de empresas
Gastronómicos| Ignacio García Soto, Camilo Escudero y David Zárate. GRUPO GEZ
"Hay mucho trabajo y dedicación detrás de la creación de una empresa"
  • "Lo más importante a la hora de lanzar un producto relacionado con el mundo del vino y con el del ibérico es centrarse en la calidad, el precio y sobre todo, la perseverancia en el negocio".
22/08/2014 |  José María Torrego

El alma del Grupo Gez está formada por tres jóvenes emprendedores (Ignacio, Camilo y David) que decidieron ya hace  siete años montar la primera empresa perteneciente al Grupo GEZ:  Conde de Villaseñor, marca que da nombre a una de sus líneas de vino.

Camilo Escudero, estudió económicas en  la Universidad de Gales; David Zárate, estudió ingeniería industrial en el Tec de Monterrey, y posteriormente un MBA de dos años en el IESE de Barcelona; mientras Ignacio García-Soto estudió Derecho y Empresariales con un master en Liderazgo humano en la Universidad Francisco de Vitoria.

Los tres empresarios han puesto en valor un Grupo que tiene una marca de identidad propia y busca conquistar países con un sello de calidad español, vendiendo por el momento todo lo relacionado con la marca España. Destacan sus cualidades principales tanto en Grupo GEZ como sus colaboradores: la honestidad y seriedad a la hora de hacer negocios. Sello que imprimen en todas sus actividades empresariales.

David e Ignacio se conocieron en Roma en el año 2005 entablando una estrecha amistad. La casualidad hizo que se reencontrasen meses después en Alemania dedicándose al voluntariado durante un año entre Italia y Mexico, David e Ignacio forjaron una magnifica amistad.  Poco después en Monterrey, México, con mucho cariño recuerdan esas conversaciones que años después les llevaron junto con Camilo a crear Grupo GEZ.

¿Cómo surge la idea de lanzar la primera empresa?

Recuerdo que estábamos en una casa de campo, por la noche, y estábamos tomando unas copas de Whisky Buchanan's, y la conversación que traíamos guardaba un highlight, era la idea de 'que podemos hacer para mejorar nuestra sociedad'.

No teníamos ni idea de lo que iba a suceder, no sabíamos ni siquiera como empezar... Lo que si teníamos claro es que queríamos crear algo nuevo a nivel empresarial. Así mismo queríamos lograr un cambio social a través de la creación de este grupo empresarial.

Al poco tiempo David comenzó a trabajar en una casa de bolsa e yo comencé a trabajar en el departamento de Comunicación de otra empresa que fue donde conocí a Camilo. Los dos propusimos a David invertir en un proyecto que '“podía salir bien'. Era el primer paso para la creación de nuestra propia marca de vinos…

Fue en ese mismo instante, cuando el comienzo de  éste proyecto germinó. Propusimos a David la ídea y ésta se empezó a desarrollar gracias a la iniciativa e ilusión de los tres socios. Un proyecto que comenzaba con muchas ganas, pero también con grandes dificultades, que se solventaron con las ganas de aprender, con la capacidad de trabajar y con el apoyo de nuestra gente. Nos habíamos embarcado en una aventura y un proyecto del cuál salvo Camilo (por motivos familiares), el resto de los socios desconocía por completo tanto las características y causalidades del mundo del vino como el del munde de la empresa.

Teníamos un nombre magnífico, Conde de Villaseñor, contábamos con una uva espectacular. Solo nos quedaba darle el forma y decidir cómo elaborarlo…

¿Desde que coges las riendas de la empresa hasta que la lanzas, en ese proceso de dos años, cuál fue el momento más crítico?

Empezamos como diríamos con todo de golpe. No habíamos exportado nunca, no sabíamos nada de comercio internacional, pero nunca nos importó. Hicimos muchas pruebas de cata, todo el mundo de alrededor probaba el vino y generaba buena expectación. Cuando lo llevamos a México e hicimos la presentación en enero de 2010, vimos la gran acogida que tuvo: Fue un éxito y nos volcamos en la segunda fase de comercialización y exploración de mercados.

Ahora bien, los pasos previos al lanzamiento (estamos hablando de dos años), todo el montaje, la creación, la etiqueta, la botella, la cápsula, el producto... En todos esos pasos previos tuvimos miedo, incertidumbre. Pero en todo momento nos apoyamos entre los tres creyendo firmemente en el proyecto.

¿Desde el primer momento tuvisteis claro que debíais internacionalizar la empresa?

Si, desde el primer momento. Este vino se creó con la finalidad de salir fuera de España. La idea de este producto fue desde el principio la exportación a México, China y otros mercados donde detectamos interés por un producto con una relación calidad precio excelente. Porque de alguna manera donde vimos que teníamos muchas oportunidades era en el mercado exterior.

¿Se podría decir que habéis consolidado vuestra marca de Conde Villaseñor?

Como sabes consolidar una marca es un trabajo de muchos años, nosotros sabemos que vamos por buen camino, aunque hay que reconocer que todavía nos queda mucho. Gracias al trabajo e ilusión tanto de la gente que forma Grupo GEZ, como de nuestros colaboradores, importadores y distribuidores, Conde de Villaseñor se empieza a conocer, no sólo a nivel nacional sino que también en otros países.

En España, tenemos mucho cliente particular, y en venta estamos enfocados solo en restauración. Por el momento no servimos a tiendas o grandes superficies. Esta estrategia nos limita mucho en el volumen de ventas, pero creemos que el posicionamiento de la marca es prioritario, antes que el volumen.

Como afirmaba inicialmente, todavía nos queda mucho por aprender y, creemos que la estrategia a seguir es crecer poco a poco. Sobre todo teniendo capacidad para asumir errores y solucinarlos con rapidez.


“Lo curioso es que según hemos ido trabajando con éstos países, los clientes han ido demandando otros productos, lo cual nos ha empujado a crear nuevas líneas de negocio”. 



¿Cuál ha sido la evolución a lo largo de los años?

La evolución y objetivo ha sido el de abrir un país cada año. Nosotros para entrar en China por ejemplo tardamos dos años y medio. Estamos en México, España, Perú, China y a punto de entrar en Costa Rica, EEUU, y con previsiones de abrir Tailandia y Hong Kong en este 2014 junto con Estonia. A día de hoy seguimos en la búsqueda de posibles distribuidores y responsables tanto a nivel nacional como a nivel internacional.

A nivel emprendedor, ¿qué consejo le daríais a una persona que se está dedicando al mundo del vino?

Es importante tener capacidad para asumir errores, solucionarlos con calma pero a la vez con rapidez y sobre todo no cerrarse a cambios. En Grupo GEZ, estamos continuamente no solo reciclándonos sino rehaciéndonos.

Creemos que lo más importante a la hora de lanzar un producto relacionado con la alimentación es que se centre en la calidad, el precio y desde luego tener mucha constancia y horas de trabajo. Una de las claves por la que estamos creciendo es por el control que ejercemos sobre el gasto y la cantidad de horas que trabajamos los tres socios al día en el proyecto. 

¿Grupo GEZ ahora quién lo forma?

Grupo Gez lo formamos los tres socios: David, Camilo e Ignacio. Dentro del Grupo tenemos varias empresas, aunque las importantes son Bodegas Conde De Villaseñor donde centralizamos todo nuestro negocio del vino hasta el momento y posteriormente  se crea DIZET Distribuidora, que es la empresa distribuidora que tenemos en México para nuestros productos (jamón, vino y pronto chocolate)

Pronto lanzaremos la segunda línea de vino, más joven y sencillo con cuatro meses de barrica, que se llamará Marqués de Cadai. Viene a acompañar un poco al público mas joven, y la curiosidad de que el nombre comercial surge de las siglas de nuestros nombres: Camilo, David e Ignacio.

¿Cuál es la razón que os lleva a lanzar más productos dentro del mundo gastronómico?

Empezamos a diversificar porque nos percatamos de que se tardaba mucho en la creación y posicionamiento de un producto y un gran amigo nuestro Víctor Ramírez nos dijo una vez que 'si te cambias de sector vas a tardar en posicionarte unos tres años'. Por tanto empezamos a pensar con que producto queríamos continuar y aterrizamos en el mundo jamones.

Mi familia ha sido ganadera de cerdo ibérico desde hace casi un siglo y nos surgió una buena posibilidad de comercializar el producto junto con uno de sus primos, bajo una marca registrada que es el nombre de una de las zonas de la finca.

Empezamos en Mexico y España muy fuertes, y estamos esperando la entrada del producto en China ya que tienen una capacidad de compra muy potente. Tenemos muy buenas relaciones con China y el mercado allí es muy agradecido. Además tenemos otras empresas dentro del Grupo, como Next Paradise Spain, empresa dedicada a viajes exclusivos en España y pronto en otros países.

¿Por qué crees que es tan importante la internacionalización y qué opinión tienes del empresario español frente al extranjero?

Hay que vender la marca España. La internacionalización es importantísima y necesaria, y más con el momento actual por el que esta pasando España. En todo el ámbito de la producción, si quieres empezar a crecer y a moverte bien a dia de hoy, tienes que salir fuera. No cambiar las cartas que nos tocan pero si como jugar la mano. Es necesario crecer y que el empresariado español salga fuera.

Los mercados extranjeros  tienen una aceptación tremenda de cualquier tipo de producto, están deseosos de conocer cosas nuevas y España posee calidad. En el extranjero, el empresariado español está cogiendo muy buena fama. No hay que mirar mas que las noticias económicas y saber las obras de ingeniería y de tecnología que estan llevando empresas españolas a cabo. España es un país sólido y solidario, aspira a ser un país más fiable, y la aventura de mejorar la imagen de nuestro país es de todos los españoles.


"En España necesitamos creer en nuestro país para ocupar el puesto que nos corresponde en el mercado exterior".



¿Cuáles son las barreras de entrada principales?

Primero, casi barreras de salida por todo lo relacionado con documentación de exportación. Barreras que debes también ir solucionando de la administración española. Nosotros nos vimos beneficiados de una ayuda en el pago del 80% de un vuelo de avión de la Cámara de Comercio, pero la verdad no hemos contado con ninguna otra ayuda de cualquier organismo público. Todo lo que hemos hecho lo hemos ido elaborando y aprendiendo nosotros. Ahora sin embargo, por la etapa en la que estamos de ampliación de mercados, si vamos a tener que empezar disponer de las ayudas y listados que brinda el Estado.

Las barreras de entrada para nuestros productos es luchar contra gigantes que ya existen y están posicionados en nuestro segmento de negocio, es intimidante, muy competitivo y hay que saber diferenciarse, pero precisamente nuestra diferenciación es que en el mundo del vino en medio de 'Goliats luchamos como David' con lo que nos hace distinto, diferentes y al mismo tiempo con las ventajas de ser un nuevo competidor sin prejuicios.

¿Crees que al emprendedor español le falta esa visión de salir fuera?

Basándonos en la experiencia para comentar un caso impactante respecto a la situación de la exportación de vino de las bodegas españolas a China. El bobierno chino hace tiempo hizo  una auditoría fortísima a las bodegas y, de todas las bodegas en nuestro país, no llegaron a aportar ni 350 la documentación que solicitaba China.

A nosotros nos aprobaron absolutamente todo, aunque contábamos con la ventaja de tener a dos personas en China que pudieron presentar la documentación. Es una pena que solo 300 ó 400 bodegas presentaran la documentación porque las demás estaban de forma alarmante cerrándose de alguna manera las puertas a China.

Nuestra opinión es que con un producto debes salir fuera. Productos como estos tienen que salir y darse a conocer en el extranjero, no se pueden quedar en España, porque aquí el mercado es limitado y con la crisis más aún. A día de hoy sigue habiendo un desconocmiento tremendo. Es cierto que las instituciones están trabajando mucho en la internacionalización, pero debería ser una formación capital en el emprendedor.

En España existen productos de calidad a nivel mundial, que por supuesto no tienen nada que envidiar al del resto de países. Siempre hemos tenido ciertos prejuicios a la hora de exportar dichos productos por complejos absurdos. Nosotros como emprendedores no entendemos que con el carácter extrovertido, dinámico y emprendedor de los españoles esos complejos sigan existiendo hoy en día.

Tenemos que empezar a confiar tanto en la calidad de nuestros productos, como en la capacidad personal, humana y profesional de los trabajadores y empresarios españoles.

¿Problemas que os habéis encontrado?

Aquí en España, creo que uno de los principales problemas es la morosidad y la poca seriedad en los pagos. Cuando te deben una factura y nunca la cobras, creemos que debería de haber acciones rápidas aprobadas por la ley y la existencia de un listado de consulta público contra la morosidad, donde se pudiera publicar un moroso después de por ejemplo 6 meses. No sólo contra la morosidad de la administración como ha planteado el Ministro estos días, si no un archivo público para facilitar el trabajo entre empresas privadas. 

Otro de los problemas es la infinidad de trámites burocráticos tanto desde los organismos olficiales extranjeros en materia de importación, como los impedimentos a nivel nacional para agilizar dichos trámites. La crisis a nivel nacional  ha afectado a un mercado que en muchas ocasiones se considera de lujo'. Para una marca nueva es complicado posicionar su producto en un mercado saturado, donde marcas de gran prestigio tienen su 'trozo de pastel' asignado.

De cara a los próximos años, ¿cuál es vuestra estrategia empresarial?

A día de hoy tenemos un plan de actuación a 2015 de consolidación de todos los productos. No se creará nada por el momento, ya que debemos centrarnos en ellos y hacer esfuerzo en su comercialización y venta. Ya hemos parado esa etapa de creación porque esa fase este año nos ha comido mucho tiempo.

Ahora se trata de consolidar los canales de venta tanto a nivel nacional como internacional. Esto no quiere decir que vayamos a estancarnos, queremos consolidar el crecimiento tanto en número de países como en el ámbito nacional el número de clientes.

Habiendo dicho esto, nuestra estrategia será la de generar valor con nuestros productos en distintos mercados, compitiendo como nosotros lo sabemos hacer: humanizando nuestros productos y nuestras experiencias, esto es, creando valor para todo aquel que tiene contacto con alguno de nuestros productos. 

MÁS INFORMACIÓN

Síguelos en Facebook

Síguelos en Twitter

OTRAS EMPRESAS DEL GRUPO

Sigue a Ibéricos de Valdihuelo 

Sigue a Grupo GEZ 

Si te ha interesado esta información, te recomendamos ...

Tags Relacionados
Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas
¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados.