• Directorio de empresas
Sociedad|muerte de dos opositores
Carromero culpa a los servicios secretos cubanos de su accidente
  • El jóven mantiene su versión publicada en The Washington Post.
  • Sólo ha cumplido 159 días de condena.
05/08/2013 |  

El dirigente de las Nuevas Generaciones del Partido Popular, Ángel Carromero, quien fue condenado a cuatro años de prisión por la justicia cubana al haber sufrido un accidente de tráfico cuando se encontraba ebrio y en el que fallecieron los líderes opositores cubanos Oswaldo Payá y Harold Cepero, ha señalado a los servicios secretos cubanos como culpables del accidente en una entrevista publicada por el diario El Mundo.

Carromero fue condenado a cuatro años por homicidio imprudente y permaneció en la cárcel desde el 23 de julio de 2012 hasta el 28 de diciembre del mismo año, cuando los gobiernos cubano y español llegaron a un acuerdo para que cumpliera en Madrid su condena. Ya en España, permaneció dos semanas en la prisión de Segovia, hasta que la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias le dio el tercer grado.

Durante todo este tiempo, Carromero ha intentado relacionar a los servicios secretos cubanos con el accidente. “El accidente es una coartada perfecta para ocultar la muerte del único opositor que podía liderar la transición en Cuba”. Según el joven dirigente, “un vehículo azul” comenzó a perseguirle antes de “embestirles por detrás” y “sacarles de la calzada”. También ha afirmado estar seguro de que Payá “salió vivo del accidente”.

“Estoy seguro de que él salió vivo del accidente. Las enfermeras y un párroco me aseguraron que en el hospital ingresamos los cuatro”, ha declarado. El cuarto herido es Jens Aron Modig, presidente de la Liga Juvenil Cristianodemócrata (KDU) de Suecia.

Carromero ha criticado su juicio, al que ha definido como injusto, y ha insistido en que “la Fiscalía cubana fue fabricando las pruebas conforme avanzaba el proceso”. “La defensa no tuvo acceso ni al coche ni a ningún testigo. Fue una pantomima, los testigos llevaban las declaraciones escritas en la palma de la mano”, denuncia el dirigente.

Respecto a contar con un abogado español para planificar su defensa, el joven líder ha declarado que le pudo ver “una vez el día antes del juicio”, y pudo hablar con él durante un minuto por “el descuido de un coronel”. “En ese momento le dije: ‘Pepe, en España saben que no ha sido un accidente, ¿verdad?’. Él me dijo que sí, pero que me mantuviera en la versión oficial y me aseguró que el Gobierno y mi partido estaban conmigo”, ha relatado.

También se ha negado a admitir que el accidente se debiera a un exceso de velocidad, y ha criticado la carretera “mal asfaltada, con agujeros y curvas”. Carromero se ha descrito como un buen conductor, y ha añadido que la mayoría de las multas de tráfico que tiene son de aparcamiento.

UNA VERSIÓN DE HOLLYWOOD

Carromero mantiene su estrategia que comenzó en marzo con la entrevista que concedió al diario estadounidense The Washington Post, en la que calificó su juicio como farsa y afirmó que su vehículo fue embestido. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel García-Margallo, negó tener constancia de ese hecho.

El joven dirigente también ha afirmado haber sufrido torturas psicológicas, pero no físicas, y ha relatado que le dejaban salir de la celda “una vez cada tres semanas” y que le pusieron “muchas vías”. “No sé lo que me inyectaban. Sólo hablaba con el militar que me traía la comida, y es cierto, el síndrome de Estocolmo existe”, ha concluido.

CUMPLIÓ TAN SOLO 159 DÍAS DE CONDENA

Ángel Carromero se vio involucrado en el accidente que acabó con la vida de dos opositores cubanos. En el momento del accidente era Carromero quien conducía el coche bajo los efectos del alcohol, según la versión oficial. El joven cumplió en Cuba tan solo 159 días de los 1.460 a los que fue condenado. Ya en España pasó varias semanas interno en la cárcel de Segovia mientras se especulaba con un posible y muy polémico indulto.

Salió de la cárcel el 12 de enero y al haberle sido concedido el tercer grado, tuvo que pasar las noches entre el lunes y el jueves en el Centro de Inserción Social (CIS) Victoria Kent de Madrid, hasta que el 14 de febrero le fue concedido un control telemático que le permite dormir todas las noches en su casa. Asimismo también recuperó su puesto de trabajo como asesor de la concejala del barrio de Moratalaz, por el que cobra 50.000 euros al año.

Si te ha interesado esta información, te recomendamos ...

Tags Relacionados
Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas
¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados.