• Directorio de empresas
Ciencia|Innovación
Pájaros y árboles se unen para combatir las plagas
  • De Paz: "Este fenómeno se había estudiado en artrópodos depredadores, pero apenas en aves insectívoras".
12/10/2013 |  

La naturaleza no deja de sorprendernos, y es que según un estudio realizado por investigadores de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA-CSIC) y del Centro de Ecología Terrestre (NIOO) de los Países Bajos, se ha descubierto que las aves que anidan en los árboles se alimentan de los insectos que residen dichos árboles, y que están infectados por orugas de mariposa.

Luisa Amo de Paz, una de las científicas e investigadoras de la EEZA-CSIC ha explicado que, "ante el ataque de las orugas, las plantas desarrollan una respuesta de defensa que incluye la liberación de compuestos volátiles que las aves depredadoras usan para encontrar a sus presas". De Paz en dicho estudio sostiene que, “Este fenómeno se había estudiado en artrópodos depredadores, pero apenas en aves insectívoras, a pesar de que son uno de los depredadores más importantes de insectos”.

ESTUDIO QUÍMICO

Para dar con la clave de este estudio, los científicos del EEZA-CSIC realizaron varias pruebas a las aves para dejar constancia que ellas mismas eran atraídas por las señales químicas que emitía el árbol y no por ninguna señal que dejasen los gusanos.

Las pruebas llevadas a cabo y según constataron los investigadores, “los resultados mostraron que los carboneros comunes son capaces de discriminar entre árboles infectados por orugas y árboles no infectados, ya que observamos que las aves visitaron por primera vez el árbol infectado y además realizaron un mayor número de visitas al árbol que tenía orugas que al árbol no infectado”.

La naturaleza los atrae de una forma u otra, y es que en este caso en particular, las aves se sintieron atraídas por los árboles infectados incluso cuando, justo antes del experimento, les retiraron las orugas y las hojas dañadas por ellas, lo que demuestra que las aves reciben una señal del árbol infectado para reconocerlo. Los árboles infectados y no infectados difirieron tanto en la emisión de compuestos volátiles, como en la coloración de las hojas. Tanto la vista como el olfato podrían estar implicados en la discriminación de las aves.

SEGUNDO EXPERIMENTO

Según Amo de Paz, “Realizamos un segundo experimento para conocer qué tipo de señal usaban las aves. En este experimento ofrecimos a los carboneros ambas señales aisladas y observamos que la atracción por los árboles infectados se mantuvo cuando las aves pudieron únicamente oler los árboles, pero no cuando solo podían verlos”. Este hecho implica que las aves pueden oler qué árbol está infectado gracias a las diferencias en los compuestos químicos emitidos por las plantas.

“Esta evidencia de la habilidad de las aves insectívoras para utilizar las señales químicas de las plantas es muy importante, teniendo en cuenta que las tasas de depredación de estos animales son mucho más altas que las de artrópodos depredadores. Además, pone de manifiesto la necesidad de considerar a las aves insectívoras en el control biológico de plagas”, concluye Amo de Paz.
 

Si te ha interesado esta información, te recomendamos ...

Tags Relacionados
Pincha en uno de los tags para ver más noticias relacionadas
¡Deja tu comentario!
Esta es la opinión de los internautas, reservado el derecho a eliminar comentarios injuriantes o contrarios a las leyes españolas.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

2009. Charaxes Jasius S.L. Todos los derechos reservados.